Alejandro Jodorowsky

Hace unos años, tuve la oportunidad de conocer a Alejandro Jodorowsky en Barcelona. Es un hombre singular, poderoso, fascinante.

slots of vegas no deposit bonus Solo puedo decir que es una persona que vive donde vivimos todos pero no vive igual.

He leído casi todos sus libros y algunos relatos de su vida parecen ciencia ficción. Y quizá lo sean pero eso no es lo importante; contienen enseñanzas, te hablan, te ayudan a pensar, a ver diferente, a sentir, a no limitarte, a buscar y descubrir, a arriesgar, a ser transversal, te remueven y te hacen sentir vivo.

De todo el conocimiento y experiencia que Jodorowsky recoge en sus libros podemos extraer numerosas enseñanzas, reflexiones y anécdotas de vida que, nos enseñen o no, no dejan a nadie indiferente.

http://coolskillz.co.uk/16-cat/dating_12.html -Maestro, ¿dibujan a san Pedro con tantas llaves porque el paraíso tiene muchas puertas?

Béchar gay dating free east florence alabama -No. El paraíso tiene una sola puerta, y muy estrecha. Todas esas llaves sirven para la misma puerta y no son de san Pedro sino de los que ya entraron. Cada uno de nosotros recibe una llave y solo con ella podemos abrir la puerta del paraíso. ¡No puedes entrar pidiendo llaves prestadas!

https://customerservicecentre.in.net/28-cat/dating_45.html -¿Y dónde tengo mi llave, maestro?

Al ‘Amārah new slot sites no deposit required -No te lo puedo decir. Tienes toda la vida para encontrarla dentro de ti mismo.

ver otra cam en dating chat (La vida es un cuento)

Sé valiente, pero ¿quién acepta la responsabilidad de su destino?

Buscamos soluciones en lo ajeno, en lo externo, en lo que tiene otro o en lo que alguien nos ofrece y nos quiere mostrar. Y todo está bien pero no todo es válido.

Una pareja de turistas enamorados se halla en un cerro de Valparaiso. La noche es clara y a sus pies se despliega la magnífica bahía, con su agua oscura y el gran arco formado por las luces de la ciudad.

-¡Mira, querido, todas esas luces! –exclama la joven mujer- Son otras tantas personas que viven, aman, comen, duermen, sueñan…

-Pues… -interviene su acompañante- yo creí que todos esos pequeños puntos luminosos eran simplemente luces.

(Cabaret Místico)

Sé inteligente, pero ¿quién es tan sabio como para hacerse grande con quien no piensa igual? ¿Quién aprende de todo?

Sabio y receptivo son nombre y apellido de una misma persona.

Va a nacer mi primer hijo. ¿Qué me recomiendas para ser un buen padre?

-Ámalo pensando que no viene a realizarte a ti sino a realizarse él. Olvida tus planes y ayúdalo a ser él mismo. Permite que te enseñe.

(Ojo de Oro)

Sé humilde, pero ¿quién permite que su hijo le enseñe?

Enseñar a alguien es imposible sin aprender de él.

Siempre enseñamos a nuestros hijos sin pararnos a pensar que de todo y de todos se aprende. Y mucho más de nuestros hijos.

¡No os ocupéis de lo que digan de vosotros! ¡No toméis nota de las críticas que os hacen! ¡Avanzad! ¡No os dejéis demoler! ¡Sed impecables e implacables! ¡Continuad, cueste lo que cueste! ¡No hay ningún compromiso! ¡No aceptéis aproximaciones! ¡Si queréis algo, rechazad los sustitutos, los derivados similares a esa cosa! ¡Que sea exactamente lo que deseáis! ¡No hagáis concesiones!

(Evangelios para sanar)

Sé firme, pero ¿quién avanza hacia su objetivo sin mirar a los lados?

Parece cierto que en nuestro camino sean más importantes los lados que el objetivo y por eso, en ocasiones nos desviamos de lo deseado para terminar llegando a otro lugar, o peor, a ningún sitio.

Lo venían siguiendo sus huellas. Huyó de ellas hasta caer muerto de fatiga.

(Cuentos mágicos y del intramundo)

Sé realista, pero ¿quién nos va a seguir a nosotros?

La obsesión siempre es desmedida y esto lleva al desequilibrio donde no se puede encontrar la paz.

La importancia de lo que nos rodea en la mayoría de los casos, es la que nosotros otorgamos a los acontecimientos. Vivimos en constante alarma por cosas que no nos hacen daño, que apenas nos influyen ni nos perturban. Conseguimos al final que todo ello ocurra.

Pocos sobrevivirán. En un futuro cercano los pobres tendrán quizás mejores trajes, habitación y comida, pero seguirán siendo pobres; es decir, cada vez más endeudados con el poder, si ya no pagando con sangre y pulmones, dando, en cambio, algo tan precioso como su risa, y también la inteligencia. El pobre se convertirá en un acomodado tonto grave. ¿Conclusión evidente? ¡Lo principal es sobrevivir!

(Donde mejor canta un pájaro)

Sé inconformista, pero ¿quién se atreverá con su revolución individual?

Cuando lo principal es mantener lo básico, todo lo demás sobra. En buena parte del planeta esto no tiene discusión. Es así.

En la sociedad en la que hemos tenido la suerte de nacer, la más desarrollada de toda la historia, debemos cuidarnos todos de hacia dónde vamos.

Muchos aspectos nos llevan a pensar sólo en sobrevivir y compramos otros muchos como fórmula de felicidad sin darnos cuenta de que nos abocan hacia el pensamiento del “no me quejo, que podría ir a peor” o “tampoco está tan mal”.

Si consiguen mantenernos contentos con un “euro” por encima del umbral de nuestras necesidades, habrán ganado. No sé quién, pero nos habrán vencido.

¿Es mejor no llegar a cubrir esas necesidades? Tal vez en ese momento ya nada quede y empiece un nuevo modo de pensamiento que busque otra realidad mejor.

Ese “euro” sobrante nos mantiene en la esperanza, en la ilusión y muchas veces nos aquieta, nos amansa y acomoda.

Y no es la revolución global de las masas lo que cambia esto. Llena está la historia de ellas y aquí estamos. El único camino es la toma de consciencia individual, aunque también sea el más difícil.

Sean felices, pero ¿quién necesita excusas para ello?

Les deseo lo mejor a todos y cada uno de ustedes.